Georg Simon Ohm


Georg Simon Ohm fue un físico alemán muy famoso, mejor conocido por su Ley de Ohm. La unidad de resistencia eléctrica, el ohm, lleva su nombre. Georg Simon nació el 16 de marzo de 1789 en Erlangen, Baviera (actualmente parte de Alemania) y sus padres fueron Johann Wolfgang Ohm y María Elizabeth Beck. Aunque sus padres no tuvieron ningún tipo de educación formal, Ohm creció con un entrenamiento muy bueno en matemáticas, física, química y filosofía y aprendió muy bien las lecciones de su padre, quien era autodidacta y logró un nivel de conocimiento muy avanzado. A los once años Georg Simon se inscribió en el Erlangen Gymnasium. Los métodos educativos de la época se enfocaban más en aprender e interpretar hechos que en el pensamiento analítico, así que la educación formal no fue de gran ayuda para Georg Simon. Las enseñanzas de su padre fueron las que demostraron ser una gran inspiración y dejaron a Georg Simon en una muy buena posición para enfrentar su futuro académico.

Contribuciones

Georg Simon asistió a la Universidad de Erlangen en 1805. En la universidad, Ohm pronto empezó a divertirse y a distraerse como los jóvenes de su edad, lo que defraudó grandemente a su padre, quien sentía que los esfuerzos por educar a su hijo estaban siendo despercidiados. Después de tres semestres en la universidad, Ohm se fue a Suiza y en 1806 fue designado como maestro de matemáticas en una escuela cerca de Gottstadt Bei Nydaubei. En 1809, él dejó esta posición para convertirse en tutor privado en Neuchatel pero continuó simultáneamente con sus estudios privados en matemáticas, trabajando en los textos de Euler, Laplace y Lacroix. Esto lo ayudó a recuperar el tiempo perdido y finalmente consiguió su Título de Doctorado de la Universidad de Erlangen el 25 de octubre de 1811.

Entre 1811 y 1825, Ohm cambió de empleo más de una vez pero no abandonó su trabajo como profesor de matemáticas. Sin embargo, él no estaba satisfecho con ningún trabajo o con ninguno de sus prospectos trabajos y fue entonces cuando tomó una decisión; lo que él realmente buscaba era el ambiente estimulante que un trabajo como profesor Universitario le podía proporcionar. Esta decisión también lo llevó a darse cuente de que tendría que empezar a publicar sus trabajos para poder ser elegible al puesto de profesor universitario. Para cumplir su deseo, Ohm comenzó a estudiar seriamente los trabajos de varios matemáticos importantes de la época como Lagrange, Legendre, Laplace, Biot, Poisson, Fourier y Fresnel. Los estudios extensos demostrados por su trabajo experimental desarrollado durante este tiempo, lo ayudaron a llegar a la conclusión que una pérdida mayor de fuerza electromotriz se producía debido a un cable o alambre con más longitud. Ohm publicó este resultado en 1825, el cual derivaba las relaciones matemáticas basándose solamente en resultados experimentales. Tiempo después, él continuó su investigación utilizando una pila termoeléctrica como fuente de corriente y él descubrió que la fuerza electromagnética, la cual es una medida de la corriente que fluye en un conductor, es igual a la fuerza electromotriz producida por la pila termoeléctrica dividida entre la longitud del conductor que se está probando más una cantidad que él llamó la resistencia del resto del circuito, incluyendo la pila termoeléctrica (Resistencia Interna).

En dos trabajos muy importantes publicados en 1826, Ohm hizo una rigurosa descripción matemática de la conducción en los circuitos. En el segundo trabajo, él propuso leyes que realmente fueron más allá para explicar los resultados de otros científicos que trabajaban en el campo de la electricidad galvánica. Ohm continuó con la investigación de la variación de la tensión, o el potencial, en diferentes puntos en un conductor para verificar su ley. Esto es lo que nosotros conocemos como la Ley de Ohm. En 1827, él publicó sus leyes en el libro, "Die Galvanische Kette, Mathematisch Bearbietet" donde él desarrolló completamente su teoría de electricidad. Aunque el trabajo de Ohm impactó la dirección de la investigación contemporánea, la manera en la que los científicos de la época pensaban y sentían, hicieron que los esfuerzos de Ohm fueran apreciados limitadamente entre sus compañeros. Esto disgustó mucho a Ohm.

Finalmente, en 1841, el trabajo de Ohm fue reconocido por la Royal Society, la cual le otorgó la "Medalla Copley". Poco tiempo después se convirtió en miembro de la Royal Society y diversas sociedades académicas europeas lo convirtieron en miembro también. En 1845, la Academia Bavaria le otorgó membresía completa. No fue hasta 1852, dos años antes de su muerte, que la aspiración de toda su vida se hizo realidad, ser invitado a ser Presidente de la Facultad de Física en la Universidad de Munich.